Alegoría: el valor de lo pequeño


Amigos, he vuelto. no sé si eso es malo o bueno, pero (muchos) meses después estoy aquí y sigo viva, con más ganas de guerra que antes. Y para estrenar la temporada, ahí va mi alegoría dedicada a un gran amigo y pollero y a un director de Recursos Humanos cuyos nombres, por aquello de la protección de datos, no voy a revelar.

Antes de nada, me confieso adicta a esa cosa llamada Carrefour. No pasa una semana sin que vaya a uno de ellos, pase mi tarjeta, presente mis cupones, compre cosas totalmente prescindibles y gaste mi dinero para calmar mi sed hasta la próxima.

Pero… pero por mucho que me atraigan los neones, los montones de cosas apiladas, los cupones y ese orden cambiante que te obliga a reiniciar la tienda como mínimo una vez al mes, también tengo que confesar que… estoy enamorada de mi pollero y -quizás un poco menos- de mi carnicero. Con permiso de mi marido, claro. Así que tampoco pasa una semana sin que recorra medio Madrid para ir a verles, cuando algunos dirían que no tengo necesidad de ello. Después de todo, no hay nada que vendan ellos que no se pueda comprar en Carrefour.

Las cosas que hacen que estas dos pasiones sean compatibles son esas “pequeñas” diferencias que tanto importan. Porque pequeño no significa menos importante:

  1. La verdad indiscutible: Carrefour tiene de todo. Carrefour, one point.
  2. El tiempo que gastas es el mismo, sólo que mientras en Carrefour estás haciendo cola para pagar, en la carnicería estás manteniéndote informada sobre la actualidad cotidiana, lo que traducido en cristiano viene a ser “cotilleando”. One point para mi carnicero.
  3. (asociado al punto 2). Anda, ve e intenta preguntar algo a la cajera que no tenga que ver con el precio de los productos que estás comprando. Si lo haces, no sólo tendrás a una cajera estresada y mosqueada, sino que la multitud detrás de ti no estará sonriendo precisamente. En la tienda del barrio, el debate está al orden del día e incluso los que están después de ti participarán… y deseosos de hacerlo. Va a gustos, yo me quedo con la segunda opción.
  4. Poner una reclamación versión Carrefour:
    • cuatro horas de espera en mostrador atención al cliente
    • una chica desganada intenta por todos los medios no tener que darte la hoja de reclamaciones, pero termina haciéndolo al ver que si no la cola de gente se le acumula y nadie le pagará los minutos extra de su jornada.
    • rellena un formulario con todos tus datos, no se te vaya a olvidar la dirección y el email, y si eso el motivo de la reclamación. Con letra clara y legible.
    • tú decides si marcar o no la casilla “deseo ser contactado por Carrefour en relación a lo descrito” pero te advierto que el resultado es el mismo: no te van a contestar. Eso sí, al día siguiente empezarás a escribir sus boletines, ofertas y demás.
  5. Poner una reclamación versión pollería:
    • “Oyeeeee, el pollo que me diste el otro día estaba un poquito…”
    • “¿Sí? No me digas. Pues venga, va, te regalo un kilo de alitas para compensar”
    • chimpún (por aquello de añadir un paso más)
  6. Mismo producto, mismo precio, céntimo arriba o abajo. Pero, ¿sabes de dónde vienen las terneras del Carrefour? Yo tampoco, sin embargo mi carnicero podría hasta llamar por su nombre de pila a los animales que te vas a comer. Y lo hará, no lo dudes.

Por todo esto y por más, por un mundo donde quepamos todos, reivindico el derecho de ser pequeño. Porque no necesitamos ser más globales ni crecer más, porque basta con aprender el valor de las cosas sencillas. Porque prefiero tener pocas cosas a muchos trastos, un amigo a montones de desconocidos. Alguien para quien valga la pena trabajar y sonreír al mismo tiempo.

Porque no todos tenemos por qué ser iguales, ni siquiera querer serlo.

Por la libertad del patito feo (ahí te adelanto el tema de mi próximo post).

¿Te sumas a mi lucha por un mundo local?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cosas de la vida, General. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Alegoría: el valor de lo pequeño

  1. corvusmod dijo:

    Tu marido le da el visto bueno a que te guste el pollero… pero el carniceroooooo :).
    Ah, y para discutir en tu proximo post, el sitio esta en catalan 😛

  2. Pingback: despedidas | sexymf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s