feliz día de hoy


Por una vez, y sin que sirva de precedente, vamos a hablar en serio de cosas trascendentales. [MODO ÑOÑO ON]

Hace tiempo que andaba buscando una prueba de que el milagro de Navidad existe, y a 23 de diciembre, o tal vez fuera ya 24, descubrí que esa prueba soy yo misma… Y todos vosotros también, por supuesto.

Tuve un sueño que tal vez cualquier otra noche hubiera pasado desapercibido, pero esa noche, por la fecha que era y por la conversación que había tenido el viernes anterior con mi amiga Cris (escrito así o, mejor aún, con Ch), más que un sueño pareció un regalo. Comprendí algo que llevo mucho tiempo predicando pero no practicando, que los cambios son buenos y necesarios y que no necesariamente son a peor. Sólo que hay que adaptarse, ser moldeable como un junco y lo suficientemente valiente como para admitir que no hay nada malo en ello.

En el sueño fui blanca, fui negra y de colores. Fui una forma indefinida, me convertí en varios objetos y después volví a ser una persona. Buena y mala, todo en uno; noruega, americana e israelí. Yo, que soy diabética, me tomé el más dulce, auténtico e italiano de los capuccinos en la terraza de un mcDonalds de Pekín, servido por un camarero árabe (egipcio, para más señas). Y después de saborearlo como si fuese real, aún con el recuerdo de la nata entre mis labios, me desperté de una bajada de azúcar.

No importa lo que creas, si te gusta consumir o si puedes permitirte este derroche más allá de esta noche. El espíritu de la Navidad va más allá de todo esto, y este año me ha dado el regalo más bonito de todos: comprender que en realidad todos somos diferentes, diferentes a los demás y a nosotros mismos, y por eso mismo deberíamos comprendernos, escucharnos y compartir y aprender de la diversidad, compartiendo el milagro que nos une.

Si crees en Dios, cualquiera que sea, búscalo en ti y lo encontrarás. Y si no crees, disfruta del regalo de la vida cubriendo de abrazos y besos a quien encuentres en tu camino, especialmente a aquellos que crees que no se los merecen. Porque el mundo todavía no se ha acabado y nos queda mucho que celebrar… juntos, por supuesto.

Y para terminar, si me permitís el tópico: ¡Feliz Navidad a todos! Pero, sobre todo, ¡Feliz Día-de-hoy!

[MODO ÑOÑO OFF]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, tradición. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s