Rebéllate


Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a hacer publicidad. Buena o mala, juzguen ustedes mismos.

De pequeña, yo era de esas niñas que jugaban con coches, si bien debo confesar que mi juguete preferido siempre fue mi Barbie Corazón (sí, todo el mundo tiene un pasado oscuro, algunos incluso tenemos dos).

A lo que iba, que yo hubiera querido tener una niña para ponerle lacitos y vestiditos y resulta que el Destino quiso que tuviera dos niños. Nunca he creído en los juguetes “de niña” o “de niño” ni en los juegos violentos pero desde que mi hijo, el mayor, tiene uso de razón es que mi casa parece un arsenal: tenemos hachas, espadas de mil tipos, arcos, ballestas y también pistolas, muchas pistolas. Y cuando el número de niños se multiplicó por dos, las armas de juguete se multiplicaron por cuatro y al final no me parece tan malo que jueguen con ellas. Es más, hasta resulta divertido y desestresante unirte a ellos.

En concreto, mis hijos tienen todos los modelos de Nerf del mercado, desde la más grande a la más pequeña (sí, ésa que te cabe en el bolso)… hasta ahora. Porque a algún cabeza pensante del departamento de marketing de esa marca se le ha ocurrido pensar que esto de las pistolitas era cosa de chicos y que ha creado la siguiente atrocidad, pensando que le estaba haciendo un favor al mundo:

Señores de Nerf, ustedes han perdido el norte. Quizás ganarán muchas clientas, pero créanme que por mi parte tienen una menos. Su intención claramente es vender, y estoy convencida de que encima el producto tendrá mucho éxito, pero a mí me revuelve las entrañas. Desconozco si son mujeres o si tienen hijos, pero diría que ninguna de las dos cosas.

Las amigas de mis hijos, cuando vienen a mi casa, van directas a por las Nerf (las de toda la vida, ésas que no tienen tatuajes y son de color naranja) y se divierten de lo lindo sin pensar en si son juguetes pensados “para ellas”. Sucede que, por supuesto, a sus padres jamás se les habría ocurrido comprarles un arma hasta ahora. Por ahí tienen ustedes un gran mercado, se lo admito. Y es que el ser humano es carne de publicidad, nos gusta que nos digan qué necesitamos y cómo lo queremos.

No las tengo todas conmigo, pero espero que estos productos se hundan en el más profundo de los fracasos. En vez de fomentar el uso de sus juguetes para todos con spots en los que se mezclen chicos y chicas, que hubiera resultado mucho más fácil y barato, caen en el sexismo más rancio y puro. Como muestra un botón:

  • El nombrecito: re-belle, osea, “re-bella”. Juega a dispararte y sé rebelde pero eso sí, siempre divinísima y sin despeinarte, como corresponde a cualquier persona del sexo femenino. No apto para chicas feas.
  • Voy más allá: una de estas armas rebellas es una especie de arco llamado “Rebelle Rompecorazones”. No comment.
  • Toda la gama de productos tiene colores muy femeninos como el rosa o el morado, porque el verde, el amarillo y el naranja fosfo no lo son.
  • Los dardos están igualmente decorados, para que dispares de la manera más fashion al corazón de tu enemigo.

¿Cambia esto la manera de jugar respecto a las Nerf “de chico”? No, en absoluto. Si la idea es que podemos hacer las mismas cosas que ellos como nos quieren vender, lo suyo sería que pudiéramos hacerlo con sus mismas armas.

Hay que cambiar el modo de pensar. Las mujeres de hoy en día no queremos una vida rosa, no queremos luchar por conquistar a los hombres. No somos sólo lo que los hombres ven. Somos lo que queremos ser. Y punto.

Y ahora, después de leer este post, ya puedes ir a comprar tu Rebelle con total libertad. Yo ya le he pedido la mía a Papá Nöel, por supuesto. Pero por si él no me la trae, acepto regalos… aunque también me valen comentarios a favor o en contra, o simplemente tu opinión en este post.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cosas de la vida, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s