El vestido y el arcoiris


Hoy tengo algo que confesar. Es sobre mi vestido arcoiris. Tengo que deciros que no me gusta, que nunca me ha gustado y probablemente nunca me gustará.

Por si alguien no lo sabía aún, me refiero a este vestido, que es una de mis más grandes señas de identidad: foto 1: arcoirisY  ahora probablemente estaréis pensando: ¿por qué diablos no le gusta un vestido que ella misma eligió y se compró, que le queda tan estupendamente y que, además, parece hecho para ella? Y, más aún, si no le gusta, ¿por qué sigue luciéndolo verano tras verano?

La respuesta es bastante sencilla para quien me conozca bien: ¡soy fan de las cosas feas! Pero todo esto, claro está, es una excusa para hablar de mi tema favorito 😉

Y es que ese vestido, que podrá ser feo o bonito, es mucho más que un vestido. Es, como muchos sabéis, un símbolo de muchas cosas. Es el recuerdo de un lugar especial, la polémica servida sobre la mesa, la alegría de vivir, la playa en la oficina, el origen de algún mote y de muchas miradas. No sé por qué pero a nadie deja indiferente.

Vestir es una forma más de comunicar. Y como algunos saben mi manera de vestir es… bueno, será mejor que cada uno le ponga el adjetivo que crea conveniente. Y justamente, lo que hace especial a ese vestido es lo que comunica. A mí y a los que me rodean.

No sé vosotros, pero aunque no lo parezca yo elijo cuidadosamente mi vestuario cada día. Sí, lo hago. Que me ponga una u otra camiseta depende de muchos factores, pero la pregunta más importante que me hago todos los días al levantarme es: “¿Qué quiero comunicar hoy?”. Entonces, acudo a mi armario, que es éste (ya que estamos de confesiones, tengo que mostrarlo) .

IMG_20140906_195535[1]Y según lo que quiera comunicar (y las prendas que tenga limpias, detalle importante) me pongo una u otra cosa.

Ahora viene el ejemplo, con selfies incluidos. No se ve mi cara porque, como ya sabéis, nunca fui fotogénica, pero los pies atestiguan que soy yo. El vestido arcoiris y todos estos otros looks son conjuntos que he llevado al trabajo al menos una vez este verano. ¿Qué creéis que quiero transmitir con ellos? Pensadlo un segundo, como siempre no hay respuestas correctas ni incorrectas pero me interesa vuestra opinión.
foto 1: arcoiris

camisa flores


IMG_20140906_200141[1]

IMG_20140906_200348[1]

IMG_20140906_200246[1]

Las fotos que acabo de mostrar tienen truco, y es que ninguna de esas prendas la elegí yo, a excepción del vestido “feo”. Todas ellas son combinaciones de regalos de otras personas, y tengo que decir que yo no me hubiera comprado algo así nunca. Pero me encanta saber que la gente tiene una imagen de mí que no coincide para nada con la que yo quiero proyectar. Al fin y al cabo, la ropa dice mucho de uno mismo y de los demás porque la comunicación es algo bidireccional.

Me siento especialmente identificada con uno de estos looks, os reto a adivinar cuál. Una pista: las fotos se hicieron una detrás de la otra, pretendía que lo único diferente en ellas fuese la ropa pero me traicionó el lenguaje no verbal. Insisto, no lo hice aposta, pero fíjate en la posición de mis manos y de mis pies. ¿En qué foto parezco más cómoda? Para los que me conocen, seguro que reconocen en una de las fotos una pose ligeramente más “mía” que en las otras 5 fotos.

Por otra parte, y dejando de lado que yo soy la excepción que confirma la regla, la forma de vestir es como los registros lingüísticos: cada uno de nosotros puede y de hecho debería tener muchos diferentes, pero ha de saber adaptarlos a cada ocasión para obtener éxito en la comunicación (esto es, no deberías ir a trabajar vestido como si fueras a la playa, por ejemplo). Es cierto que mucha gente tiene el armario lleno con vestidos negros, válidos para cualquier ocasión, igual que hay personas que utilizan siempre un registro estándard al hablar; y aunque ambas cosas puedan parecer una opción más coherente y menos arriesgada que cambiar constantemente de registro o de manera de vestir, en mi modesta opinión pretender hablar o vestir siempre igual limita la comunicación.

También he aprendido este verano algo muy curioso, de la mano de Benny Lewis (@irishpolyglot), cuya web http://www.fluentin3months.com/ os recomiendo… a pesar de que no dice mucho a su favor que esté prácticamente sólo en inglés. Y es que la ropa, como elemento cultural que es, condiciona el lenguaje. Aprender un idioma es más fácil si vistes como un nativo, porque te toman más en serio y eso facilita la comunicación.

En su libro, Benny explicaba que pasó horas sentado en una cafetería en Egipto estudiando la forma de vestir de los egipcios de su edad. Cuando lo leí, no pensaba que hubiera algo en común en la forma de vestir de una sociedad como la nuestra, pero hice la prueba y el resultado fue sorprendente:
Durante unos días, al ir a trabajar me fijé en la ropa que llevaba la gente al salir del metro y pude constatar que los colores predominantes eran, en pleno verano: azul, blanco, negro y beige; en vestidos, blusas, faldas y sandalias básicas y clásicas, no demasiado estridentes. Lo curioso del asunto es que todos los viernes, en un acto de metamorfosis colectiva, esos colores dejaban paso al amarillo, al rojo y al verde, y la ropa parecía cobrar vida propia para transmitirla a los que la vestían.

Yo trabajo en una zona de oficinas, por cierto.

Igualmente, en mi mismo edificio de oficinas sería capaz de adivinar, sin saber a qué planta van y sin mucho miedo a equivocarme, para qué empresa trabajan sólo por la forma de vestir, pese a que en ninguna de las empresas que hay llevamos uniforme.

Este es sólo un ejemplo de la relación entre vestuario y comunicación. Y es que el tema da para mucho más, pero dejo para otro día la polémica de las minifaldas y los escotes entre las feministas defensoras del “me pongo lo que me da la gana” (entre las que, por supuesto, me incluyo) y los hombres que esperan todos los años con los ojos bien abiertos a que llegue el verano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, tradición. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El vestido y el arcoiris

  1. Pingback: Series vistas en Marzo – Las Cosas De Lou

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s