Reto 52 semanas, 52 relatos #26: F5


No me hacía falta el reto de El Libro del Escritor para escribir una historia como esta:

26. Escribe un relato con un diálogo o frase que escuches esta semana. Imagina el contexto de esa conversación.

Como sabéis, soy asidua a escuchar conversaciones ajenas en el metro y tergiversarlas. A veces una no puede creer lo que tiene delante, solo hay que quitarse los cascos y dejar a un lado el móvil para encontrar algo. Todos los días suceden cosas a nuestro alrededor, mi mente malévola solo las interpreta como le conviene.

NOTA: el inicio de este diálogo es completamente verídico, corresponde al lector como siempre identificar dónde termina la realidad y empieza la ficción.

—Pues no lo entiendo. O le han ofrecido una pasta obscena o…

—¿Tú crees? Lo que me extraña es que no le haya dicho “Perdone, es usted un gilipollas”. Porque vamos, tú le conoces bien y sabes que Arturo no arriesgaría su vida por…

—Joder, que es un F5. Que si te pillan con eso…

—…Pues lo mismo te encierran de por vida en el Sótano.

—¿El Sótano? Creía que eso era una leyenda urbana, tío.

—¿Estás de coña? Claro que no, yo he llevado a más de uno ahí abajo. Y te aseguro que para acabar ahí tienes que haberla liado muy, muy gorda, porque lo que hay ahí es canela fina.

—Pues andar por ahí vendiendo F5 a esa gente lo vale, diría yo.

—Teniendo en cuenta que un bicho de esos podría acabar con toda esta ciudad…

—¿Y qué hacemos ahora?

—Pues tenemos dos alternativas: o le decimos que nos han encargado espiar a los eslovacos y que se entregue antes de liarla más gorda o se lo contamos al jefe y que él decida.

—Pero joder, ¡Arturo es nuestro amigo!

—¿Seguro?

Cuando registraron la casa de Arturo, ya se había ido. Después de llamarle para avisarle de que le estaban pisando los talones, Víctor y Fernando nunca volvieron a verle.

El clan de los eslovacos se extinguió a manos del de los turcos por no haberles entregado lo pactado.

El F5 apareció en la puerta del Sótano, nadie sabe cómo llegó hasta allí a pesar de las medidas de seguridad. Fue destruido inmediatamente, causando daños colaterales: Los 20 prisioneros que había desparecieron todavía más misteriosamente.

Nadie habló nunca del tema. Nadie que sepa oficialmente lo que es un F5 vive para contarlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, historias del Metro, Reto ELdE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reto 52 semanas, 52 relatos #26: F5

  1. Pingback: 52 semanas, 52 retos | El boli rojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s