Reto EldE 2017 #6: Presunto suicida


Describe una escena de un relato pensando en una fecha significativa para ti y traslada esas emociones a tus personajes.

Y ahora ella se ha ido y yo he vuelto a casa y de pronto me siento solo. Pero solo de verdad, como aquel 21 de abril.

Da igual que solo haya estado una noche en mi vida, eso ya es mucho para mí en los últimos años. Debería haberme acostumbrado pero no.

No podía contarles a mis padres que me había convertido en un superhéroe o algo parecido cuando ni siquiera yo entendía lo que me estaba pasando. En primer lugar porque, dada la reputación y la tendencia que tenía a inventarme historias, ni me habrían creído ni me habrían hecho caso, y en segundo lugar porque las cosas que percibí los primeros días eran tan desagradables que no quería ni compartirlas ni recordarlas (peleas, reconciliaciones, sentimientos y sensaciones, entre otras cosas).

No obstante, necesitaba alguien en quien confiar, y sabía que él era la persona porque cada vez que le tocaba podía sentir su fe en mí, más fuerte que ninguna otra cosa. Así que decidí hacer de mi hermano mayor mi confidente.

Desde el principio me creyó; sabía que yo no estaba loco, o más bien que a pesar de estarlo le estaba contando la verdad. Por eso compartía con él todo lo que me iba sucediendo y todo lo que pasaba en el mundo a mi alrededor. Él, a cambio, me escuchaba y me aconsejaba. Dejar que se aprovechara de mí para ligar o para averiguar las preguntas de los exámenes era lo menos que podía hacer. Durante años, él fue para mí la mejor de las terapias.

Ojalá hubiera estado allí ese día. Ojalá yo le hubiera prestado la misma atención a él. Ojalá hubiera sabido salvarle.

Volvía de clase cuando lo vi. Le estaba metiendo dieciocho pastillas en la boca (las conté una a una, sí); después le obligó a escribir la nota y desapareció. Corrí todo lo que pude, pero cuando entré en casa la desconocida se había esfumado y él estaba muerto. Me quedé solo ante un presunto suicida, y lo primero que se me ocurrió fue dejar que todo sucediera. Sí, podrá sonar frío, pero decir la verdad, lejos de descubrirme, me habría convertido en mentiroso y sospechoso de por vida, así que volví atrás con mi supervelocidad, llegué a la hora que tenía que llegar y fingí que encontraba el cadáver de manera espontánea y natural.

Cuando mis padres vinieron, me encerré en mi cuarto y lloré. Lloré. En el mundo exterior, el caso se cerró sin preguntas ni investigaciones, mi hermano era un conocido adicto a los tranquilizantes y el final era inevitable.

Esa tristeza es algo con lo que sigo conviviendo. Es difícil explicar algo así con palabras. Pero aún hoy, todos los días pienso en mi hermano, la única persona con la que no me sentía solo.

A esa chica, que hoy en día ya será una mujer, la busco desde entonces sin éxito. Su cara es un recuerdo difícil de olvidar, y sin embargo la veo en el rostro de todas las mujeres que se cruzan en mi vida. Esos mismos rostros que apagan mi soledad por un instante y la vuelven a encender cuando se alejan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Reto ELdE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reto EldE 2017 #6: Presunto suicida

  1. Pingback: Retos de escritura 2017 | El boli rojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s