Reto ELdE 2017 #12: Estos tres


Combina estos tres personajes a modo de secundarios: ‘el hombre de hojalata’, ‘un dragón enamorado’ y un ‘ogro’ para hacer con ellos una narración fantástica.

[Nota: habrá que esperar para ver el amor en los ojos del dragón 😉 ]

Como si mi vida no hubiera sido extraña hasta ahora, va y me pasa esto (y digo “esto” porque ni siquiera sé muy bien lo que está pasando).

Mientras camino desde la estación a casa, me gustaría asimilar estas últimas horas pero Hakim no me deja pensar. Se parece a una extraña y siniestra voz de la conciencia. Sabe más de lo que dice pero en las pocas horas que llevamos juntos he aprendido que solo cuenta lo que le interesa. Igual que la jefa.

No recuerdo casi nada de ayer. No sé si hablé de más o demasiado poco, cómo me trajeron a casa ni cuándo me convertí en amigo -supongo- de un mechero, pero él no parece dispuesto a colaborar:

―Todo a su debido tiempo, nene. Todo a su debido tiempo.

Entramos en casa y lo primero que hace es escaparse de mis manos y saludar con un abrazo a Laila, antes llamada Samsung N3000 HD. Extraña situación, ver cómo dos objetos se abrazan.

Ella me pregunta qué tal el día y no sé qué contestar, aunque tampoco espera respuesta.

―Bien. Aquí tienes tu primera misión ―dice, mientras muestra una imagen que parece sacada de una combinación de el Mago de Oz y Pokemon―. Ten cuidado con estos tres. A la mínima que puedas, los neutralizas.

“Estos tres” son una especie de robot chungo y oxidado y un monstruo enorme con pelo por todas partes a lomos de un dragón todavía más grande que él, que mueve la cola y saca a relucir sus dientes negros en un intento de sonrisa.

―¿Neutralizar? ¿Cómo…?

Laila me explica que están cerca y vienen a por mí, aunque solo podré usar mis poderes para defenderme una vez que me ataquen (“usa tu imaginación”). Pero yo hace tiempo que dejé de creer en historias de niños. Además, yo soy una persona normal, al menos por fuera, y no creo que tenga nada que les interese. ¿O sí? Una ráfaga de pensamientos inconexos de anoche me hace dudar.

La que mató a mi hermano. Sofía, supongo. Ella es la cruz de nuestra raza. Ella tiene todos nuestros poderes, o eso pretende, y sabe cómo controlarlos a su antojo. Tenemos que pararla. Tengo que pararla o será demasiado tarde.

Estos tres parece que trabajan para ella. Son sus espías. No quiero saber lo que me harán si me cogen.

Me veo en el Barbazul repitiendo una y otra vez la pregunta: “¿por qué mató a mi hermano?”. Silencio a mi alrededor. Elsa y Mariana se miran. Otra vez la grotesca imagen del ogro, que cambia de color y de forma como un camaleón. Sus compañeros están ahí, cerca, tan cerca que nadie se da cuenta de su presencia. A veces son extras de películas, otras forman parte de un cartel publicitario invisible, otras parecen esculturas mimetizadas con el entorno. Ellos solo pueden cambiar de tamaño, por lo visto.

Mariana suda. Fuego. Se para el tiempo y tarda un rato en volver. Elsa escupe figuras de hielo que se derriten sobre la mesa y forman dioramas efímeros que ayer posiblemente no veía tan borrosos.

Laila se apaga de repente y el silencio repentino de Hakim me devuelve a mi habitación. Miro por la ventana, me fijo un poco y puedo ver a estos tres vigilando sin ningún tipo de disimulo, aunque las pocas personas que hay por la calle no parecen darse cuenta de su presencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Reto ELdE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s