Mi versión


Os voy a contar mi versión de esta historia.

Nací y crecí en Barcelona. Mitad de mi vida allí, la otra mitad en Madrid. Solo por eso, en un lado me llaman fascista y en el otro independentista de mierda. Y no soy ni una cosa ni la otra, ya ves.

En “mi” ciudad, tengo familia y gente de los dos bandos. Recuerdo que en el instituto una vez me preguntaron si me sentía catalana o española. Con catorce años me negué a escoger. Taché las dos opciones, y alguien escribió a lápiz “rebelde” en mi test.

Catalunya se escribe así, con NY, en español. Hacerlo con ñ no es políticamente correcto. Pero Huesca y Zaragoza, en catalán, se llaman Osca y Saragossa. Perdón, Terol també existeix.

Dicen por aquí que allí adoctrinan. Dicen por allí que eso es falso.

“España nos roba”

“Barcelona sería la capital de España si no fuera porque Madrid está en el centro (geográfico)”

“Aquí tenemos la suerte de ser bilingües…” (tras los puntos suspensivos, un millón de situaciones tras las que se esconde una defensa del monolingüismo catalán). Situaciones que os podría contar en mil posts dedicados exclusivamente a ello. Y quizás lo haga.

La otra cara de la moneda:

“Estos catalanes, siempre pidiendo.”

“Madrid ha acogido históricamente a todos los nobles y Reyes de este país, es justo que sea la capital del reino.”

“¿Por qué te empeñas siempre en usar tu “dialecto”?” (sí, tal cual, en pleno siglo XXI). De esto también puedo hablar largo y tendido. Bueno, creo que alguna vez ya lo hice, si mal no recuerdo.

Hay mucho más. Y como estas, seguro que tú también has vivido muchas situaciones de esas que solo se ven cuando uno está en el bando equivocado.

Por supuesto, en mi día a día también hay situaciones de tolerancia y respeto. Hay catalanes que aman y respetan a(l resto de) España y hay españoles fuera de Catalunya que la aman y respetan, y por suerte en los dos casos son una mayoría, aunque nadie lo tenga en cuenta. Aunque nos quieran hacer creer lo contrario.

Mis amigos catalanes dicen que los medios “del estado” nos manipulan a los que no estamos allí. Que todo lo que dicen es falso, que allí no está pasando nada. Llevo una semana alternando TV3 con Antena 3 y el telediario “oficial” de la primera y no os quiero ni contar las burradas que he oído por las dos partes.

(paréntesis: ayer en la Puerta del Sol había casi más policías casi que turistas. No, no a todos los hemos enviado para allá)

Así que paso de que me lo cuenten. Hoy mismo me cojo un AVE a Barcelona y os lo contaré yo a vosotros. En primera persona, desde los dos bandos.

Porque soy catalana y española. O, más bien, ciudadana del mundo. Porque yo también quisiera decidir y ni unos ni otros me dejan, al forzarme a tomar partido o hacerlo ellos por mí.

Y, ante todo, porque mi vida está para escribirla, no para leerla.

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en General, Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s