Desde mi trinchera a tu búnker


Tengo miedo. Tengo miedo y estoy cabreada, así que es el mejor momento para escribir ese post que nunca hubiera querido y nunca volveré a escribir.

Lo de ayer fue terrible. Todo lo bueno que vi el domingo se está convirtiendo en algo que ni siquiera sé cómo calificar.

Esta huelga patrocinada por el gobierno ya poco tiene que ver con el derecho a decidir. Una huelga que, además, estaba planeada dede hace semanas, eso lo sabíamos hasta en Madrid. Qué bien les ha venido la brutalidad policial como excusa para decir que Catalunya está unida: Ahora el enemigo es ese “otro”, el de fuera, no la lucha interna y eterna entre un país (región, nación, llámenlo como quieran). Porque aunque iba de eso, las banderas de España abrazaban a las de Catalunya en las fotos. Qué bonito queda.

Cerrar colegios en días lectivos por motivos políticos, eso en mi pueblo (que es este, por cierto) se llama adoctrinamiento. ¿Dónde está ahora el derecho a decidir? Una huelga de obligado seguimiento es una falta más de respeto a la democracia que nos han querido vender.

Los telediarios mienten. No os creáis a los telediarios “de fuera”, los únicos que dicen la verdad son los “de aquí”. Porque todo lo “de allí” es malo y es fascista, da igual que seas policía, periodista o cualquier otra cosa, yo lo sé muy bien.

(Paréntesis: Sí, los medios manipulan, pero lo hacen todos. Es que la información sin opinión es muy sosa y no vende. También hay quien opina más de lo que informa y sin saber de lo que habla, pero no me voy a detener en ese tema.)

Mi tierra me da miedo y vergüenza en estos momentos. Sobre todo, porque ya no sé si esta es mi tierra, cuando alguna gente ya no me considera digna de ella. Quedeu-vos-la, tota per vosaltres, jo lluitaré per ella des de la llunyania.

Y luego, el Rey. Ese rey que ya no nos representa, si es que en algún momento nos ha representado, que llega tarde y mal. Carta abierta a esa persona:

Querido Felipe, (te juré fidelidad a mi pesar, así que me he ganado el derecho a tutearte),

Te lo digo con todo mi cariño: Así NO.

Has tenido dos días para preparar tu discurso, y aun así no podías haberlo hecho peor. Ya sabes que soy experta en discursos, y el tuyo ha sido, por decirlo de manera suave, chapucero y fuera de lugar. Como sé que a ti no te da vergüenza, en nombre de millones de españoles y catalanes pido disculpas por ti.

Tuviste un lapsus, quiero creer. Cuando dijiste “Unidad”, querías decir “Pluralidad”; son palabras muy parecidas, después de todo. No te has enterado de que lo de “Una, Grande y Libre” hace mucho que no representa a este país. De que Catalunya no tiene (toda) la culpa.

La voz no te tembló, pero las manos te traicionaron. Aunque imagino que eran gestos calculados; una vez más, tú podías haberlo hecho mejor. Tenías el deber de hacerlo mejor, que para eso eres un señor rey.

No pidas ese diálogo en el que no crees, facilítalo. Sal de tu búnker y vente aquí, a mi trinchera, siéntate con una buena copa de vino y habla. Pero, sobre todo, escucha lo que el pueblo tiene que decirte, a poder ser en catalán, que sé que lo dominas bien. Que no te va a gustar, pero…

Te dirijiste a los españoles que están tras esa frontera cada vez menos imaginaria, cuando los que te necesitan ahora mismo son esos españoles del otro lado (por ahora lo siguen siendo aunque no quieran) a los que das la espalda. Les está bien empleado por no querer ser tus súbditos. Catalunya es un grano en tu real culo, y para ti es más fácil decir al resto de españoles que la culpa la tienen ellos. Tus otros.

Te lo vuelvo a decir: ASÍ NO. No hiciste más que aumentar la llama por aquí. En cuanto tu discurso acabó, que lo sepas, las cazuelas de las diez se adelantaron casi una hora, al grito de “Esta cazuela te la metes por el culo”. Te pitarían los oídos, pero bueno, tampoco creo que les hicieras mucho caso. Tienes temas más importantes que tratar. Ahí en tu palacio estás seguro, y lejos de la realidad, mientras tus policías hacen el trabajo sucio. Ya mañana les darás alguna medalla si eso (en serio, no hace falta que lo hagas).

Sin más, me despido confiando en que todavía haya lugar para el diálogo entre unos y otros. Creo que todavía estamos a tiempo si hay voluntad. Decidid vosotros si solo soy una ingenua.

Esta entrada fue publicada en General, Noticias y política, personajes, tradición. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s