Reto Literup 2018 #1: La dura vida de las moscas


¡Arrancamos con el reto de Literup!

El primer reto de este año reza así:

El argumento de tu relato es tu chiste preferido

Yo nunca me acuerdo de los chistes, el único que me ha venido a la cabeza es el que cuenta mi madre que contaba mi padre:

Dos borrachos están en un bar. Uno de ellos ve una mosca, y le saca una a una las alas. La llama y la mosca viene, incluso cuando le queda una sola, la pobre, arrastrándose, cuando la llama viene.

Cuando le saca la última ala y la llama, la mosca no viene.

Conclusión del experimento: Cuando se les sacan todas las alas, las moscas se vuelven sordas.

No tiene mucha gracia, lo sé… Pero ahí va mi breve, brevísimo homenaje a los dos.

‒¡Mosca, ven!

Soy una mosca educada; si me llaman, yo voy. Me pongo encima de su nariz y de pronto…

¡Aaaay! ¡Qué bruto! Pues no me ha arrancado un ala, el tío… Me aparta con un manotazo, y él y su amigo se ríen.

‒¡Mosca, ven!

Seguro que quiere pedirme perdón, así que me acerco renqueando a su nariz, pero en vez de disculparse, me arranca mi otra preciada ala.

Como puedo, aterrizo de emergencia sobre la barra del bar.

‒¡Mosca, ven!

Punto 1: Me llamo Adelaida, imbécil. Punto 2: No picaría de nuevo ni aunque pudiera moverme.

‒¿Lo ves? Te lo había dicho, las moscas sin alas se vuelven sordas.

Gorda lo será tu madre.

Esta entrada fue publicada en Reto Literup. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s