Reto Literup 2018 #3: Cantar y llorar


Con vuestro permiso, he cambiado el orden del reto de Literup, y es que el número tres requiere un tiempo que por ahora no tengo, así que mi tercer reto es en realidad el cuarto, que dice así:

Crea un relato sin adjetivos.

Fácil y asequible. ¿O no? Juzguen ustedes.

Leila cantaba y Pluma lloraba.

Todos admiraban a Leila, la mujer que salió de su mundo de soledad. Una mujer cuya belleza ahora deslumbraba, con una vida de desgracias que narraba en sus canciones cuando en realidad ella no era más que un producto que se vendía a cualquier postor. Un éxito de quien, aparentemente, pasó de no tener nada a tenerlo todo.

Porque en esta historia, al final, no queda claro quién tuvo y quién perdió. O sí, porque quien nada tiene, nada pierde.

Sucede que Leila no era esa Leila. Leila fingía haber vivido la vida de su amiga Pluma, la marginada de verdad. Porque obviamente, nació para que la marginasen. Con ese nombre, para empezar. Con esa cara, para continuar. Y con esa suerte de no haber nacido ni con el dinero ni con las influencias ni con la suerte de la que un día fue su amiga.

Leila era una voz de plástico que destilaba felicidad y contradicción. Mientras Pluma vivía escondida en sombra, Leila contaba y cantaba una soledad que no sentía y Pluma lloraba sus penas y tarareaba en sueños (¿o tal vez pesadillas?)  el alcohol reflejado en su voz, esa voz que corresponde a una vida como la suya.

 

Esta entrada fue publicada en Reto Literup. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s